¿Y si… no sales de la zona de confort?


¿Salir o no salir? En ocasiones la zona de confort es la zona indicada.

En relación con la zona de confort, es muy común la costumbre de leer frases como “¡atrévete a salir!”, “las grandes cosas suceden fuera de la zona de confort”, “nada bueno surgió de la zona de confort” o algo por el estilo. Frases cuyo objetivo es de motivar a la acción; sin embargo, solo porque las frases digan una cosa, no significa que salir de la zona de confort siempre sea lo indicado.

Si bien, dejar atrás la comodidad y las costumbres casi siempre resulta en crecimiento personal o profesional (o las dos), existen casos en los que mejor se debe considerar una estadía más prologada en aquello que llaman confort.

Entonces, ¿eso significa estancarse y conformarse? No. Es por eso que vale la pena comprender cómo, cuándo y dónde es aplicable dicha situación tomando en cuenta las siguientes preguntas:

¿Tienes suficiente preparación?

Si bien, al salir de la zona se deben esperar acciones, gente y situaciones desconocidas, no significa que deba ser un salto a la oscuridad. En caso de no estar preparado, el fracaso puede tener un efecto mayor al del aprendizaje y adquisición de experiencia. Entonces vale la pena prepararse más para el futuro.

¿Va de acuerdo con tu personalidad?

La zona de confort es tan variable como las tallas del calzado, no es la misma para todos. Por lo que una persona que se caracteriza por ser introvertida, no siempre va a encontrar progreso en un ambiente completamente contrario al que está acostumbrada. Salir de la zona no significa cambiar quien se es, al contrario, debe ser adaptar la situación de acuerdo con la personalidad y los rasgos que le caracterizan.

¿Ahora es el momento?

Salir de la zona puede ser un acto voluntario o involuntario. Cuando es involuntario, no queda más que continuar y adaptarse; pero cuando es voluntario, existe la posibilidad de evaluar la situación actual y preguntarse si en el futuro el contexto será mejor.

Después de preguntarse lo anterior, sólo queda analizar si la situación es lo adecuada para adentrarse hacia lo desconocido, o bien esperar a que sea un momento más oportuno. La zona de confort no debe ser vista como una obligación o una necesidad para el crecimiento personal, sin embargo, lo cierto es que, al ser desconocido, nunca se sabe los beneficios que quedan al otro lado.

¿Cómo saber qué hay? Saliendo a experimentar.

Referencias

Dahl, M. (6 de Enero de 2015). A Pretty Solid Argument for Staying in Your Comfort Zone. Recuperado el Octubre de 2017, de NY Mag: http://nymag.com/scienceofus/2015/01/case-for-staying-in-your-comfort-zone.html

Molinsky, A. (27 de Julio de 2017). When You Should Stay Right Inside Your Comfort Zone. Recuperado el Octubre de 2017, de Inc.: https://www.inc.com/andy-molinsky/when-you-should-stay-right-inside-your-comfort-zon.html

Vozza, S. (7 de Agosto de 2014). 5 Reasons To Stay Inside Your Comfort Zone. Recuperado el Octubre de 2017, de Fast Company: https://www.fastcompany.com/3034025/5-reasons-to-stay-inside-your-comfort-zone

#zonadeconfort

8 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon