Cómo prestar dinero a amigos y familiares


Dinero + emociones, definitivamente una mala combinación si no existen reglas.

Bien dicen que el dinero es la causa de todos los males, sin embargo, la verdadera causa surge de quién y cómo lo usa. Justamente por eso, la temática de los préstamos entre amigos y familiares puede llegar a convertirse en una situación incómoda. Por un lado, existe la verdadera intención de ayudar a quien lo pide, y por el otro lado, también existe el dilema de arriesgar la relación porque no se pagó la deuda.

Entonces, ¿qué se debe hacer si uno se encuentra en esta situación?

Acepta si realmente quieres (o puedes) prestar

Al momento en el que a uno le piden dinero, puede surgir una montaña rusa de emociones que van desde la culpa hasta la impresión de ser negligente. Todo sumándose hasta un punto de presión en el que no queda más que decir “sí”.

Cuando se acepta sin realmente quererlo o estar en capacidad de prestar, existe un riesgo de sentir resentimiento hacia la otra persona, dañando la relación antes de que problema alguno surja.

Presta una cantidad que estés dispuesto a perder

Es cierto, puede ser tu amigo de toda la vida o tu madrina, la que te cambiaba los pañales cuando eras chico, pero de manera personal, nunca se sabe cuáles son las condiciones económicas de quien pide prestado. No necesariamente se trata de un tema de desconfianza, sino de prioridades (Rones, 2016).

Es decir, si a la persona que pidió el préstamo, le surgen otros pagos, la confianza que tiene con el prestador le permitirá poner la deuda hasta el final de su lista de prioridades. Dicha situación afecta definitivamente a quien presta pues, una emergencia o sus necesidades, definitivamente no son prioridades del deudor. Por lo que la cantidad a prestar debe ser una que no duela tanto si es que no regresara nunca.

Ser estricto no está de más

Por no querer caer en la exageración, desconfianza o parecer demasiado duro, muchos no ponen las reglas del juego en claro antes de prestar el dinero. Sin embargo, el prestador está en todo su derecho de exigir bajo qué condiciones se realizará el préstamo, sin presión a sentirse juzgado. Es por eso que se debe establecer de manera precisa cuál será el arreglo de los pagos, y en qué tiempos.

Si todo lo acordado se puede poner por escrito, mucho mejor (Detweiler, 2016), pues es una herramienta que no sólo protege los intereses del prestador, también protege los tiempos y capacidades del deudor con base en lo acordado.

Ser claro con las expectativas

Si bien, las expectativas podrían ser parte del punto anterior, vale la pena darles un enfoque especial pues, es aquí donde se definen los roles de cada quien y qué podría suceder si no se cumple con lo acordado (Roth, 2017). Esta discusión no sólo dejará en claro las obligaciones y derechos de cada parte, también será fundamental para mantener la buena relación.

Referencias

Detweiler, G. (13 de Noviembre de 2016). The Best Ways to Loan Money to Friends and Family. Recuperado el Agosto de 2017, de credit.com: https://www.credit.com/loans/loan-articles/the-best-ways-to-loan-money-to-friends-and-family/

Rones, N. (3 de Junio de 2016). How To Lend Money To Friends And Family The Right Way. Recuperado el Agosto de 2017, de Forbes: https://www.forbes.com/sites/learnvest/2016/06/03/how-to-lend-money-to-friends-and-family-the-right-way/#3794422d783c

Roth, J. (Agosto de 2017). Cómo prestar dinero a familia o amigos (sin dejar de hablarles). Recuperado el Agosto de 2017, de Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/article/268240

#dinero #finanzas #préstamo #familia

0 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon