¡Suelta ese celular! (A menos de que estés leyendo esto…)


Parece que tener tanta información al alcance de nuestros dedos es más un peligro que un beneficio.

Si por un momento, se piensa en cómo era la vida hace 10 años, sin constantes notificaciones de redes sociales, mensajes de texto, videos, cámara portátil, reproductor de música y más, tal vez la noción de entretenimiento de aquel entonces hoy podría parecer aburrida.

En la actualidad, los celulares tienen tantas funciones que son pocos en los que el uso del teléfono sea el predominante. Además, con otras utilidades como GPS, acceso a internet, y una amplia biblioteca de contenidos tanto musicales como audiovisuales, la necesidad de buscar entretenimiento en distintos dispositivos ya no es necesario.

Se podría pensar que todas las funciones que albergan los celulares son una ventaja, sin embargo, dichos esos aspectos positivos pueden resultar en una dependencia total a los dispositivos móviles. “¿Cómo voy a llegar si el GPS no me dice cómo?” “¿Qué voy a hacer si no tengo Whats/Facebook?” “¡Me voy a aburrir sin música!”

La reciente inclusión de herramientas a los dispositivos móviles ha creado una dependencia que se ha manifestado en los lugares y momentos más inadecuados. Un ejemplo, podría ser el del uso de celulares mientras se está al volante. Por lo que una distracción provocada por el celular, aumenta en un 400 por ciento la probabilidad de sufrir un accidente automovilístico (Pazos, 2015).

Entonces, a sabiendas de que existe un riesgo en su uso, ¿por qué no ha habido un cambio? ¿Por qué sigue la gente usando su teléfono mientras realiza alguna otra actividad?

Por una parte, se debe tomar en cuenta el efecto Pavloviano (Halsey III, 2015) que provocan los dispositivos. Es decir, la inmediata necesidad de revisarlo justo después de escuchar un tono de o sentir la vibración del teléfono. Cada notificación representa un estímulo positivo, que genera una reacción en busca de repetir la provocación.

Dicha necesidad a su vez, ha creado la falsa ilusión de que existe la capacidad de hacer multitasking (DeMarais, 2017). Trabajar y revisar Facebook, caminar y twitear, hablar con una persona en vivo y hablar con otra persona en el whatsapp, contestar una llamada y manejar.

Juntar una actividad con el uso del teléfono, parece una actividad sencilla, sin embargo, es difícil percibir en primera persona, lo absorbente que puede ser no despegarse de él. Percibir el peligro que se es para uno mismo y para terceros.

Usar teléfono no es malo, en realidad es una herramienta que ha revolucionado no sólo la comunicación, sino que también ha marcado otras áreas significativas del conocimiento. Lo cierto es que su uso en exceso puede llevar a la creencia de poder hace multitasking, acción que podría resultar en afecciones mayores para terceros.

El teléfono no es tu enemigo, tampoco sus aplicaciones ni su facilidad de conexión. Eso sí, hay que aprender a depender menos de ellos, para así poder cuidarse a uno mismo y también a los demás.

Referencias

DeMarais, C. (26 de Junio de 2017). Here's Why You Need to Put Your Phone Away, According to Science. Recuperado el Julio de 2017, de Inc.: https://www.inc.com/christina-desmarais/heres-why-you-need-to-put-your-phone-away-according-to-science.html?cid=sf01001&sr_share=twitter

Halsey III, A. (21 de Diciembre de 2015). Smartphones are distracting, but many seem willing to accept the risks. Recuperado el Julio de 2017, de The Washington Post: https://www.washingtonpost.com/local/trafficandcommuting/smart-phones-are-distracting-but-many-users-seem-willing-to-accept-the-risks/2015/12/21/5bfc6420-a5b4-11e5-9c4e-be37f66848bb_story.html?utm_term=.f5070f158d27

Pazos, F. (25 de Abril de 2015). Uso de celular al conducir, un llamado a la tragedia. Recuperado el Julio de 2017, de Excelsior: http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2015/04/25/1020632

#teléfono #celular

21 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon