Cómo corregir una mala primera impresión


Mucho existe sobre las diferentes formas de crear una buena primera impresión, consejos y recomendaciones que se centran tanto en la actitud como en el aspecto físico, sin embargo, ¿qué se puede hacer cuando el daño ya está hecho?

Las primeras impresiones son un arma de doble filo, al depender completamente de la vista, la interpretación personal junto con el contexto, juegan un papel importante en cuanto al veredicto. Una primera impresión puede dar pie a un juicio positivo o negativo, blanco o negro, nada gris. Es por eso que es tan importante analizar y actuar sobre los aspectos que están en control propio para apuntar siempre hacia una buena primera impresión.

Sin embargo, una situación poco oportuna, un mal día o poca preparación pueden ser la principal razón de la creación de una percepción negativa que, eventualmente truncaría oportunidades y beneficios en el futuro.

¿La mala? No va a existir otra primera impresión. ¿La buena? Las impresiones cambian con el tiempo (Hedges, 2015), por lo que un desafortunado primer encuentro, puede a la larga convertirse en una relación estrecha.

Antes que nada, vale la pena estar consciente que, reparar la percepción de alguien más sobre alguien tomará tiempo. Las primeras impresiones surgen en cuestión de segundos, pero una segunda impresión se da en un periodo mucho más largo, que dependerá directamente de la frecuencia de contacto y el tipo de relación que se comparta.

Por lo que la paciencia será una virtud necesaria en el proceso de reparación de la percepción.

Por otra parte, aunque parezca obvio, es necesario mantener un contacto con la persona cuya percepción se quiera cambiar. Se recalca la obviedad de la premisa, pues a primera vista, mantener distancia puede parecer una buena opción, sin embargo, puede ser más perjudicial que benéfico.

De acuerdo con un estudio de Harvard (Stillman, 2014), es necesario tener ocho encuentros positivos para cambiar una percepción negativa, es decir que la constancia deberá ser un elemento presente. Sin embargo, dichos encuentros no necesariamente deben ser premeditados, más bien aprovechar momentos espontáneos.

Lo más probable es que los momentos que se vayan a aprovechar sean cortos (bien por su ocasionalidad o por la falta de interés del interlocutor), por lo que deben ser aprovechados al máximo. Durante ese tiempo será necesario mostrar evidencia de que la primera impresión no refleja quien realmente se es (Clark, 2016).

Finalmente, cabe considerar que ni las actitudes, las acciones o palabras deben ser forzadas. La naturalidad es un elemento que ayudará a mostrar las cualidades positivas que se posean y mostrarán una faceta genuina.

No todo está perdido, con trabajo y paciencia se puede revertir una mala primera impresión. El tiempo será el principal aliado junto con una actitud positiva.

Referencias

Clark, D. (13 de Mayo de 2016). 4 Ways to Overcome a Bad First Impression. Recuperado el Mayo de 2017, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2016/05/4-ways-to-overcome-a-bad-first-impression

Hedges, K. (10 de Febrero de 2015). The Do-Over: How To Correct A Bad First Impression. Recuperado el Mayo de 2017, de Forbes: https://www.forbes.com/sites/work-in-progress/2015/02/10/the-do-over-how-to-correct-a-bad-first-impression/3/#487bee2d74de

Stillman, J. (15 de Octubre de 2014). 9 Ways to Fix a Bad First Impression. Recuperado el Mayo de 2017, de Inc.: https://www.inc.com/jessica-stillman/9-ways-to-fix-a-bad-first-impression.html

#primeraimpresión

0 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon