La esencia de la planeación: táctica y estrategia


¿Táctica o estrategia? ¿estrategia o táctica?

En cualquier ámbito laboral, antes de iniciar con un proyecto, debe existir un planteamiento de qué se quiere alcanzar y cómo se va a lograr. Ya sea una ideología compartida, o un plan plasmado en algún documento formal, los resultados dependerán de la visión de sus creadores y los pasos que se han definido con anterioridad.

Sin embargo, al momento de idear el “cómo”, existe el uso de dos palabras que, de manera indiscriminada, parecerían compartir un mismo sentido: táctica y estrategia. Por lo que puede surgir una duda:

“¿Qué sentido tiene la existencia de dos palabras distintas, si ambas quieren decir lo mismo?”

He ahí el error que muchos cometen en la planeación. Táctica y estrategia no son sinónimos, su significado representa un detalle que bien podría resultar en alcances a corto o largo plazo; o bien una derivación exitosa o desastrosa.

Tal como lo dice Owyang, “la diferencia entre estrategia y táctica es que, la estrategia se hace por encima de los hombros, mientras que la táctica se hace por debajo de los hombros” (2013). La metáfora es simple, pero ilustra a grandes rasgos la principal diferencia que hay entre ambas palabras.

Dicho de otra forma, una empresa, un grupo o una persona, puede tener una visión que necesite de acción para concretarse. Es ahí en donde la estrategia, se define como el principal plan que ayudará a que la visión se haga realidad. Por lo que todas las acciones tendrán un propósito final de contribuir a que dicha visión se cumpla. La conexión de dichas acciones es la táctica (Ryan, 2015).

Los diferenciadores principales recaen en quién lo desarrolla, su propósito, la duración y los resultados.

Por una parte, la estrategia generalmente es ideada y desarrollada por aquellos individuos cuya jerarquía es de las más altas en un grupo. Su propósito es identificar metas que sirvan a favor de la organización y la distribución de los recursos. Además, tiene una duración de largo plazo y sufre de poco o ningún cambio. Finalmente, produce metas, planes y métricas de desempeño definidas.

Por otra parte, la táctica es desempeñada por individuos con experiencia en algún área específica, con la intención de cumplir con objetivos específicos, diseñados para alcanzar la meta final. Su duración es de corto plazo y es flexible a cambios. Dichas tácticas, resultan en acciones claras mediante el uso y trabajo de herramientas, recursos, tiempo y personal.

Para concluir, es importante recalcar que tanto la estrategia como la táctica son necesarias para la concreción de cualquier proyecto (Yochum, 2016). Una estrategia sin tácticas podría representar un gran número de ideas sin pies, o bien, un camino muy largo para alcanzar la meta. Por otra parte, una serie de tácticas sin estrategia no es más que desorden y esfuerzo sin dirección ni enfoque.

Ya entendiendo las diferencias entre un concepto y otro, no queda más que plasmar los pasos necesarios para poder cumplir con las expectativas en la empresa, el negocio o la vida.

Referencias

Owyang, J. (14 de Enero de 2013). The Difference between Strategy and Tactics. Recuperado en Marzo de 2017, de Web Strategist: http://www.web-strategist.com/blog/2013/01/14/the-difference-between-strategy-and-tactics/

Ryan, L. (17 de Mayo de 2015). What's The Difference Between Strategy And Tactics? Recuperado en Marzo de 2017, de Forbes: https://www.forbes.com/sites/lizryan/2015/05/17/whats-the-difference-between-strategy-and-tactics/#1c6ce167103c

Yochum, C. (29 de Marzo de 2016). Strategy Vs. Tactics: The Main Difference & How to Track Progress Of Both. Recuperado en Marzo de 2017, de Clear Point Strategy: https://www.clearpointstrategy.com/strategy-vs-tactics/

#táctica #estrategia

209 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon