Noticias falsas, ¿cómo identificarlas?


Las noticias falsas dieron demasiado de qué hablar en el 2016. Impulsadas por eventos políticos, sociales y de cualquier índole, dichas notas bien podían ser construidas a partir de poca o nula información, una mezcla entre realidad y sátira, o tenían la intención de esparcir a propósito información incorrecta, causando revuelo entre los lectores y en ocasiones, siendo una influencia vital para hechos tan importantes como la elección presidencial estadounidense.

El internet, un medio de comunicación cuyos alcances rozan con lo inimaginable, ofrece numerosos beneficios y herramientas para todos aquellos que navegan en él. Búsqueda de información, noticias, redes sociales, imágenes, memes y más. Con una amplia gama de productos comunicativos, hay temas que circulan en la red a velocidades impresionantes. Sin embargo, que su propagación sea rápida, no siempre significa que su información sea cierta.

Tal fue el caso de múltiples notas que circularon la red en 2016, cuyo tema principal se centraba en la contienda electoral por la presidencia estadounidense, entre el candidato republicano, Donald Trump y la candidata demócrata, Hillary Clinton. De las cinco principales notas falsas que circularon las redes, se obtuvieron aproximadamente 5 millones 67 mil reacciones en Facebook (Silverman, 2016), incluyendo reacciones, comentarios y publicaciones compartidas.

Por lo que surge una cuestión: ¿el problema se encuentra en la divulgación de notas falsas o en quienes lo comparten?

Si bien, muchos pudieron haber compartido las notas a manera de broma, los estudios parecen indicar que son minoría, pues el 75% de estadounidenses eran fácilmente engañados por los titulares falsos (Tiffany, 2016). Lo peor de todo se debe a que su mayoría, es decir, seis de cada diez (Dewey, 2016), se limitaba a leer el título de una publicación y después compartirla, sin realmente haber leído el contenido. Provocando una reacción en cadena originada a partir de un contenido que no era necesariamente cierto.

Para el 2017, parece que las cosas no van a tener un cambio significativo, pues la elección de Trump a la presidencia, sólo fomentaría más y más la cantidad de información falsa.

Entonces, ¿qué se debe hacer para no ser víctima de la desinformación? (Willingham, 2016), (Robins-Early, 2016):

No conformarse con el título

Como ya se había mencionado, el título sólo es un título, es necesario leer el contenido y con base en él, decidir sobre la veracidad del artículo. Además, en muchas ocasiones, el título puede sólo ser una atracción para conseguir clicks, por lo que se debe confirmar si el contenido del artículo concuerda con su titular.

Verificar quién publicó el contenido

No es lo mismo leer información de fuentes noticiosas serias, que, de páginas dedicadas a escribir artículos con enfoque satírico, o sitios de noticias falsos que buscan emular fuentes oficiales. Muchos sitios están diseñados con la intención de parecer oficiales, por lo que se debe tener un ojo crítico, considerando la URL y los elementos del sitio.

¿Tiene autor y fecha?

Quien escribe o produce cualquier tipo de contenido, es responsable por su material, es decir que da la cara por lo que crea y publica. La reputación de quien crea dicho material debe ser verificable, ya sea una persona física o una empresa. Además, es importante que el contenido esté contextualizado con una fecha, una nota de hace tres años podría causar alarma en el contexto actual sin tener un impacto real en el presente.

Confirmar las fuentes

No todo lo que está en el Internet es cierto, no todo lo que el vecino comparta en redes sociales es cierto. Hay una gran diferencia entre “lo leí en Facebook” y “un comunicado oficial proveniente de la fuente principal”. También se debe confirmar si alguien más está hablando sobre el asunto, obviamente debe ser una fuente oficial y seria.

Como se mencionó al principio, el Internet, ofrece muchos elementos positivos, pero también tiene su contraparte. La difusión de contenido, ya sea cierto o falso, tendrá un impacto en quién lo lea, es decir una sola persona o una sociedad entera. Por lo que es importante ser crítico con lo que se publica y con lo que se comparte. La información es poder.

Referencias

Dewey, C. (16 de Junio de 2016). 6 in 10 of you will share this link without reading it, a new, depressing study says. Recuperado el Enero de 2017, de The Washington Post: https://www.washingtonpost.com/news/the-intersect/wp/2016/06/16/six-in-10-of-you-will-share-this-link-without-reading-it-according-to-a-new-and-depressing-study/?utm_term=.820fcea02d0f

Robins-Early, N. (22 de Noviembre de 2016). How To Recognize A Fake News Story. Recuperado el Enero de 2017, de The Huffington Post: http://www.huffingtonpost.com.mx/entry/fake-news-guide-facebook_us_5831c6aae4b058ce7aaba169

Silverman, C. (20 de Diciembre de 2016). Here Are 50 Of The Biggest Fake News Hits On Facebook From 2016. Recuperado el Enero de 2017, de BuzzFeed News: https://www.buzzfeed.com/craigsilverman/top-fake-news-of-2016?utm_term=.jd0WZZArA#.jsXpXXeAe

Tiffany, K. (30 de Diciembre de 2016). The top fake news stories of 2016 were about the Pledge, poop, and the Pope. Recuperado el Enero de 2017, de The Verge: http://www.theverge.com/2016/12/30/14128508/facebook-fake-news-2016-top-50-articles

Willingham, A. (18 de Noviembre de 2016). Here's how to outsmart fake news in your Facebook feed. Recuperado el Enero de 2017, de CNN: http://edition.cnn.com/2016/11/18/tech/how-to-spot-fake-misleading-news-trnd/

#noticias #noticiasfalsas #facebook

0 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon