Micromanagement, ¿víctima o victimario?


El jefe que nunca está satisfecho, aquel que no les quita el ojo a sus empleados, ese jefe que quiere tomar todo bajo su control… ¿Conoces a un micromanager, o tú eres un micromanager?

Hoy en día, el liderazgo es un factor muy importante dentro de cualquier ambiente de trabajo, es necesario para el buen funcionamiento y dirección de hacia dónde van los proyectos. Sin embargo, no todos los jefes, exponen del mismo modo, o no tienen un sentido claro de cómo presentan su “liderazgo”.

El micromanager, es aquel jefe que se caracteriza por intentar controlar todo y evita a toda costa delegar trabajo (Blackney, 2013). Existen diferentes matices, que van desde lo más sencillo (y en ocasiones aceptable), como un jefe que está constantemente al pendiente de que el trabajo esté bien hecho, hasta aquel jefe cuyo comportamiento raya en lo patológico, acosando y hostigando a sus empleados.

Se puede creer que un jefe que está constantemente al pendiente del trabajo, crea una alta productividad y motivación para sus empleados, sin embargo, lo cierto es que, al contrario, crea un efecto negativo sobre ellos. Los empleados a los que constantemente se les critica su trabajo, pueden en un inicio subir sus niveles de productividad al intentar alcanzar los estándares de su jefe, sin embargo, la pérdida productividad se eleva junto con la falta de motivación (Barnes, 2015).

Ya en contexto de qué es un micromanager, cabe preguntarse ¿trabajas con uno?, o en el peor de los casos, ¿eres un micromanager? A continuación, las principales señas que caracterizan a un micromanager (Maignan Wilikns, 2014):

  • Jamás está satisfecho con el resultado de trabajo.

  • Está frustrado constantemente porque él mismo pudo haber realizado la tarea de modo diferente.

  • Es sumamente minucioso con los detalles.

  • Goza o sufre al hacer cualquier tipo de corrección.

  • Necesita saber en dónde están y qué hacen cada uno de los miembros del equipo.

  • No confía en su equipo.

  • Prefiere hacer las cosas por sí mismo sin pedir ayuda.

Seguro al leer el listado anterior, te acordaste de alguien o, al contrario, te reconociste. Entonces, ¿qué se debe hacer?

Así como los alcohólicos, se debe reconocer de lo que se padece. El siguiente paso, consiste en alentar al micromanager a delegar, pues es una de las acciones más importantes de productividad que un líder debe dominar (White, 2010). Una buena delegación le permite a los demás tener responsabilidades y fomenta la confianza entre varios colaboradores. El cambio no se va a dar de la noche a la mañana, por lo que también cabe considerar tener paciencia tanto de los colaboradores al micromanager como del micromanager a sí mismo.

Referencias

Blackney, B. (6 de Agosto de 2013). The Debilitating Effects of Micromanagement. Recuperado en Diciembre de 2016, de Portical: http://www.portical.org/blog/micromanagement/2459.htm

Barnes, L. (31 de Marzo de 2015). Damaging Effects of Micromanagement. Recuperado en Diciembre de 2016, de PATIMES: http://patimes.org/damaging-effects-micromanagement/

Maignan Wilikns, M. (11 de Noviembre de 2014). Signs That You’re a Micromanager. Recuperado en Diciembre de 2016, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2014/11/signs-that-youre-a-micromanager

White, R. (2010). The Micromanagement Disease: Symptoms, Diagnosis, and Cure. Public Personnel Management, 39(1), 71-76.

#micromanaging #micromanagement #micromanager #productividad #liderazgo

244 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon