Problemas, definir para resolver


Uno de los consejos más importantes al momento de emprender, es resolver un problema existente. En ocasiones, la emoción por iniciar un negocio, ser tu propio jefe y crear algo innovador sobrepasa la razón, y por un medio u otro se termina con un producto o servicio que no tiene un fin concreto o que causa más problemas que soluciones.

Una parte del éxito de un emprendedor recae en su habilidad para analizar las situaciones que le rodean. Al identificar los inconvenientes de ciertos servicios o de hechos que son parte de su vida, intenta buscar una solución con el objetivo de hacer los procesos en su vida y en la de los demás, más fáciles.

Te puede interesar: Los 10 consejos para iniciar tu startup

Entonces, una de las cualidades necesarias al emprender debe ser saber definir un problema. Cabe destacar que no es lo mismo que saber resolver un problema, la diferencia radica en que una resolución debe provenir de una buena definición.

Cooper menciona que “un problema bien definido puede decir su propia solución” (2014), esto quiere decir que el análisis detallado y consciente de una problemática puede dar una solución que parezca obvia y directa, sin embargo esa solución se da después de estudiar a profundidad y comprender la situación.

Como ya se mencionaba, la emoción por innovar llega a rebasar el pensamiento objetivo. Sin el análisis debido, las ideas que se tienen pueden ir dirigidas en un sentido al inicio de la creación y planeación de un producto o servicio y mientras avanza, uno se da cuenta de que la idea realmente va por una vía distinta, o en el peor de los casos, que va en dirección contraria. Es por eso que desde el momento inicial de la planeación, es primordial tener definidos cuáles son los problemas que se quieren resolver, para así después tener claros cuáles son los objetivos que se quieren lograr y cómo se van a alcanzar. Sin ese rigor, se pueden perder oportunidades, gastar recursos y energías en un proyecto que no tiene un camino claro (Spradlin, 2012).

Una forma de poder ver el análisis y la resolución del problema, es pensar como si fuera una hierba mala, si ésta se corta por el tallo, el problema aparentará estar resuelto. Sin embargo lo que no se sabe es que la raíz aún queda viva y después de un tiempo, la hierba crecerá con una raíz más grande y un tallo con mayor fuerza. Es importante descubrir el origen o la raíz del problema para poder atacarlo directamente (Norman, 2014).

Al instante de enfrentarse con un conflicto, vale la pena considerarlo desde todos los puntos de vista posibles. No es lo mismo identificar las trabas de proyecto desde el interior que hacerlo desde una visión exterior. Al estar involucrado directamente con determinadas problemáticas, el trabajo invertido y los sentimientos, influyen en las decisiones y la manera en la que se miran los detalles. No quiere decir que la resolución del problema deba quedar en manos de alguien ajeno a él, sino que se debe retomar en el conflicto desde el exterior. Hay que “pensar fuera de la caja”.

Parte de la definición del problema consiste en estudiar si ya se ha presentado en alguna otra ocasión, o si alguien más se ha enfrentado a un problema igual o similar. Si así ha sido, la solución puede estar en cómo se resolvió anteriormente, o en cómo no se resolvió. Bien se puede aprender de los aciertos del pasado, sin embargo no son la única forma de enfrentar los dilemas actuales; los errores y fallas cometidas pueden servir para modificar o retomar el problema desde un ángulo distinto (Spradlin, 2012). Es necesario dotar a la problemática de contexto, pues mientras más información se tenga, más formas de pueden encontrar de cómo solucionarlo.

Para resumir, los problemas no sólo tienen una manera de ser resueltos. Lo fundamental del proceso de resolución de un dilema se basa en el primer paso a seguir: su definición. Un problema bien definido, consiste en saber cuál es su contexto e identificar todos los elementos a su alrededor; mientras más información se tenga, mejor se puede precisar los umbrales del dilema.

Referencias

Cooper, M. (26 de Septiembre de 2014). Defining Problems: The Most Important Business Skill You've Never Been Taught. Recuperado el Septiembre de 2016, de Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/article/237668

Norman, D. (8 de Enero de 2014). Solving the Right Problem and Finding Your Own Solution: An Interview with Don Norman. (L. Swenson, Entrevistador) UX Magazine.

Spradlin, D. (Septiembre de 2012). Are You Solving the Right Problem? Recuperado el Septiembre de 2016, de Harvard Business Review: https://hbr.org/2012/09/are-you-solving-the-right-problem

#emprendedores #problemas #soluciones

0 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon