La hoguera de las vanidades


A lo largo del tiempo, la historia ha sido testigo de numerosos atentados contra la humanidad, atentados que varían desde el homicidio hasta la esclavitud. De igual modo, la historia mundial ha escrito numerosos actos que violentan y desestabilizan la integridad del conocimiento y la cultura que ha sido heredada a través de los siglos, hasta llegar a nuestra posesión.

Un acto que quedó sellado en las páginas fue la Hoguera de las vanidades.

La Italia del siglo XV se caracterizó por el auge del renacimiento. Un periodo en el que surgen un sinnúmero de movimientos artísticos a partir de un renovado interés por la cultura. Época en la cual Maquiavelo, Da Vinci y Miguel Ángel eran algunas de las estrellas más brillantes del arte y la cultura no sólo italiana, sino mundial.

Durante ese mismo periodo, en Florencia, vivía el personaje central del siguiente suceso histórico. El monje Girolamo Savonarola, hombre de firmes creencias que tachaba la conducta de los más ricos de Florencia quienes compraban obras de arte y organizaban fastuosas fiestas. Savonarola llegó a territorio florentino gracias a las influencias de Lorenzo de Medici – hecho del cual se arrepentiría después –, mecenas y parte de una de las familias más prestigiosas de la época quien buscaba sólo lo mejor para Florencia, haciendo traer al predicador más influyente del momento (Reyes, 2016).

Después de numerosos pleitos con los de Medici, Savonarola llegó a ser el máximo líder de Florencia, instaurando medidas donde eliminaba la representación del paganismo, la cual se haría con fuego.

Así entonces, el 7 de febrero de 1497, mandó a sus seguidores de puerta en puerta a reunir el arte no religioso de la ciudad, que incluía libros, ropa, instrumentos musicales, perfumes y más, que se apilarían en la plaza central, para después ser consumidos en la hoguera (Anderson, 2016). Incluso artistas como Baccio della Porta o Simone Boticelli, llevaron voluntariamente obras propias; aunque el segundo lo hizo por miedo bajo la presión de Savonarola.

Es entonces que cabe preguntarse, ¿cuánta información se vio perdida en la hoguera? ¿Qué impacto pudo haber tenido la conservación de todas esas obras tanto en ese momento como hoy?

Es tan fácil perderse en el hubiera de aquella época con los actos que causaron la destrucción de obras de arte de todo tipo. No sólo en la Hoguera de las vanidades se ha perdido información importante, sino que también en otras ocasiones donde desastres naturales o consecuencias de guerras desaparecieron o echaron a perder documentos que tenían un sentido de relevancia.

Sucesos de ésta índole deberían ser un estímulo para tomar acción y hacer algo para proteger lo que hoy está en buen estado. Proteger museos, sus pinturas y esculturas, bibliotecas, la música y documentos trascendentales, pues no sabemos si en un futuro, su seguridad se vea comprometida a tal grado de perderla.

¿Qué tipo de protección creen que las obras más importantes del mundo tengan? Ustedes, ¿ya tienen protección de documentos sus importantes?

Referencias

Anderson, S. (17 de Agosto de 2016). David's Ankles: How Imperfections Could Bring Down the World's Most Perfect Statue. Recuperado el Agosto de 2016, de The New York Times Magazine: http://www.nytimes.com/2016/08/21/magazine/davids-ankles-how-imperfections-could-bring-down-the-worlds-most-perfect-statue.html?partner=rss&emc=rss&_r=0

Reyes, L. (2 de Agosto de 2016). La Hoguera de las Vanidades. Recuperado el Agosto de 2016, de Tiempo: http://www.tiempodehoy.com/cultura/historia/la-hoguera-de-las-vanidades

#cultura #historia #Florencia

6 vistas

Visítanos en:

 

  • México

  • Querétaro

01 800 paperless

01 800 7273753

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon